Reaparecen los galeotes en la era Covid

GINEBRA, 29 dic (GC).- La flota marítima internacional alcanzó el objetivo de distribuir en todos los continentes productos medicinales y alimentos para afrontar en el primer semestre de 2020 las ofensivas iniciales de la Covid19. 

Pero el precio que está pagando es cruento y recae otra vez sobre los obreros, en este caso cientos de miles de marineros sometidos a embarques forzosos sin poder tocar tierra, y menos retornar a sus hogares, por períodos que en algunos casos llegan hasta 18 meses.

El caso raya en lo absurdo. Por un lado, el esfuerzo de la gente de mar para transportar la carga vital en momentos de gravedad inusitada. En el otro, los estados que aún mantienen y en este fin de año endurecen los cierres de puertos, fronteras y aeropuertos para proteger a sus habitantes del contagio.

Un informe de la Organización Mundial del Comercio (OMC), del 22 de diciembre, confirmó que en los primeros seis meses del 2020 el total de los intercambios internacionales había caído un 14 por ciento en comparación con el mismo período de 2019. En contraste, las importaciones y exportaciones de productos medicinales treparon en ese lapso un 16 por ciento, hasta sumar un valor de 1.139 millones de dólares.

El estudio subrayó el papel crucial del comercio al favorecer que se disparara la demanda de productos considerados esenciales ante la pandemia de Covid19, con un incremento del 29 por ciento en el intercambios de esos bienes. 

Las importaciones de productos de protección facial aumentaron 90 por ciento respecto al mismo período de 2019 y como podía presumirse, el comercio de mascarillas textiles aumentó seis veces, con China de primer exportador, de un 56 por ciento del total.

En esas operaciones, los marineros “han sido los héroes olvidados porque el mundo confió en ellos el transporte de más de 80 por ciento del volumen del comercio que incluyó productos vitales alimentarios, medicinales, de energía, materias primas y también manufacturas, por todo el globo”, reconoció la Organización Marítima Internacional (OMI), una institución multilateral que pertenece al sistema de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Los marineros “también han sido víctimas colaterales de la crisis porque las restricciones de viajes los mantienen varados en las naves o impedidos de ascender” para el recambio periódico, apuntó la OMI, que encabeza la campaña por la normalización de la actividad marina.

Estimaciones de la OMI, de diciembre de 2020, indicaban que unos 400.000 marineros y marineras permanecían embarcados, con sus contratos de trabajo ya vencidos y sin posibilidades de ser repatriados. El caso trae reminiscencias de las antiguas galeras, las naves impulsadas por los denominados galeotes, remeros encadenados que eran reos o soldados enemigos esclavizados. Esa forma de explotación humana se utilizó en barcos de guerra y comerciales entre los siglos XVI y XVIII.

En un día determinado, alrededor de un millón de marinos atraviesan los océanos en unos 60.000 grandes barcos de carga. La duración de los contratos de la gente de mar varía aunque en promedio oscila entre cuatro y seis meses, seguidos de un período de descanso. La jornada laboral a bordo se extiende hasta 10 o 12 horas, los siete días de la semana, en tareas que requieren atención profesional constante.

La Convención sobre Trabajo Marítimo, adoptada en 2006 por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estableció que el período, sin vacaciones, en que un marinero puede prestar servicios a bordo se extiende hasta un máximo de 11 meses. A fines de diciembre había, según la OIT, gente de mar que no podía regresar a sus hogares desde 18 meses atrás.

Ante esta irregularidad, el secretario general de la ONU, António Guterres, la OMI, la OIT, y en particular la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF, por su sigla en inglés) demandaron a los gobiernos que declaren “trabajadores esenciales” a la gente de mar, al personal marino, al de naves pesqueras, de plataformas mar afuera de energía y de servicios portuarios.

Los gobiernos deberían prestar a esos trabajadores el apoyo necesario, como excepciones ante las restricciones implantadas a viajes y movimientos y también la libertad de abordar o desembarcar de naves y de transitar por el territorio, por ejemplo para llegar hasta un aeropuerto, con fines de repatriación.

La petición obtuvo un pronunciamiento favorable de la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones de la OIT, que adoptó una observación sobre la aplicación del convenio sobre trabajo marítimo, divulgada el 12 de diciembre.

En el texto, los 32 juristas de todas las regiones alientan encarecidamente a los estados ratificantes del convenio a que “reconozcan sin demora a la gente de mar como trabajadores clave (esenciales)”. La recomendación describe todos los pasos que deberán adoptar los gobiernos para facilitar el movimiento de los marinos en los puertos y también las operaciones de repatriación.

La ITF y el sector patronal, la Cámara Internacional de Armadores (ICS, en inglés), saludaron la recomendación de los expertos de derecho laboral. “Este fallo histórico es una reivindicación clara de cuanto los sindicatos de gente de mar y los propietarios de las naves han estado diciendo en los nueve meses pasados”, dijo una declaración conjunta.

Sin embargo, una sector del comercio marítimo, los fletadores, han introducido una traba que puede frustrar el alivio de los marinos forzados a permanecer embarcados. Los fletadores son negociantes de diferente envergadura. Algunos operan en gran escala desde centros europeos, como esta misma ciudad de Ginebra, en tráfico de productos básicos alimentarios, minerales, en combustible o productos químicos. Transportan la mercancía en naves propias o fletan buques de armadores independientes.

Un grupo especializado de la OMI que se ocupa de los efectos de la Covid19 en los movimientos marítimos, identificó en las últimas semanas que algunos de esos negociantes fletadores introdujeron en las cartas de fletamento unas cláusulas denominadas “sin cambio de tripulación” que impiden la detención de las naves contratadas en un puerto para el relevo de gente de mar. Mientras la carga del fletador se encuentre a bordo de la nave, no se podrá producir el cambio de tripulación, denunció la OMI.

“Esas cláusulas agravan la fatiga mental y física de la gente de mar que ya está exhausta, socavan el cumplimiento del Convenio de la OIT sobre trabajo marítimo y ponen aún más en peligro la seguridad de la navegación”, previno el secretario general de la OMI, Kitack Lim.

“Las políticas o prácticas que impiden u obstaculizan los cambios de tripulación seguros y regulares deberían revisarse o eliminarse”, reclamó Lim.-

(GC)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s