Vientos favorable para la pesca, por ahora

Con un “nuevo impulso” reanudarán del 25 de febrero al 1 de marzo las negociaciones para la eliminación o reducción de las subvenciones a la pesca que han involucrado a la Organización Mundial del Comercio (OMC), aunque de manera parcial, en la acción internacional para abordar los problemas sociales y ambientales más urgentes que hoy afronta la humanidad. El primer paso formal, emprendido entre el 14 y el 18 de enero de 2019, dió esos resultados alentadores, confirmó el presidente del grupo negociador, Roberto Zapata Barreda, embajador de México, dijeron fuentes comerciales.

imagenes blog nota 4

En septiembre de 2015, gobernantes y representantes de 193 estados congregados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobaron 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con el propósito de “transformar nuestro mundo” mediante la Agenda 2030. Uno de esos objetivos, el 14, propone conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.

El tema que durante el 2019 ocupará a la OMC se encuentra definido en el inciso 6 de ese objetivo 14. Reza así: “De aquí a 2020,  prohibir ciertas formas de subvenciones a la pesca que contribuyen a la sobrecapacidad  y la pesca excesiva, eliminar las subvenciones que contribuyen a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y abstenerse de introducir nuevas subvenciones de esa índole”. En la segunda parte del texto de ese mismo inciso, los gobernantes de los 193 estados estipularon que esa tarea se realizará “reconociendo que la negociación sobre las subvenciones a la pesca en el marco de la Organización Mundial del Comercio debe incluir un trato especial y diferenciado, apropiado y efectivo para los países en desarrollo y los países menos adelantados”.

El undécimo período de sesiones de la Conferencia Ministerial de la OMC, celebrado en Buenos Aires del 10 al 13 de diciembre de 2017, adoptó un texto del mismo tenor y fijó a la Conferencia Ministerial de 2019 como plazo para aprobar la resolución. Sin embargo, el duodécimo que debía sesionar en diciembre próximo, en Astana, Kazajstán, fue aplazado hasta junio de 2020. De esa manera, se incumpliría el plazo fijado por la ONU, que ha previsto iniciar el 2020 con las prohibiciones de las subvenciones ya vigentes. Pero fuentes de la OMC observaron que el Consejo General tiene la facultad de asumir las funciones de la conferencia ministerial cuando ese cuerpo está en receso. La conferencia de Astana debería ratificar la eliminación de las subvenciones a la pesca que el consejo tendrá que aprobar antes de fines de este año.

En el texto del objetivo 14, inciso 6, de la resolución de la ONU figura el requisito de que las negociaciones de la OMC sobre la eliminación de las subvenciones a la pesca deberán reconocer el trato especial y diferenciado, apropiado y efectivo para los países en desarrollo y los países menos adelantados. La misma referencia figura en el texto aprobado por los ministros en Buenos Aires, cuando dicen reconocer que “un trato especial y diferenciado apropiado y efectivo para los países en desarrollo Miembros y los países menos adelantados Miembros deberá formar parte integrante de estas negociaciones”.

La alusión al trato especial y diferenciado llega en momentos en que los países industrializados presionan para reconsiderar ese principio, en una ofensiva dirigida principalmente contra China, que integra el grupo de países en desarrollo. En una reunión celebrada en Washington el 9 de enero ultimo, la Comisionada para el Comercio de la Unión Europea, Cecilia Malmström, el ministro de Economía, Comercio e Industria de Japón, Hiroshige Seko, y el Representante Comercial de Estados Unidos, Robert E. Lighthizer, firmaron una declaración que medios de prensa calificaron de “alianza contra China”. Entre otros puntos críticos alusivos a la política comercial china los tres altos funcionarios “también reiteraron su llamado a Miembros (de economías) avanzadas de la OMC que proclaman su condición de países en desarrollo, a asumir compromisos plenos en las actuales y futuras negociaciones de la OMC”.

La referencia a China es clara y puede incidir en las actuales negociaciones sobre la pesca. La nación asiática, además de tener la mayor población en el mundo ostenta el título de primer país pesquero por volumen. Pero China no se ha mostrado dispuesta a renunciar a su condición de país desarrollado. En una declaración referida al actual proceso de reforma de la OMC, China advirtió de que ese proceso “debe resguardar el trato especial y diferenciado para los países en desarrollo”. “China se opone a la intención de ciertos miembros de objetar o retirar el trato especial y diferenciado a algunos miembros en desarrollo en nombre de la reforma de la OMC”, dijo un representante chino. China es “el mayor país en desarrollo del mundo y se propone asumir las obligaciones proporcionales a su nivel de desarrollo y capacidad económica”, agregó. “Empero, China nunca aceptará ser privada de su derecho a un trato especial y diferenciado como miembro en desarrollo”, concluyó.

El tema del trato especial y diferenciado para los países fue expuesto por algunos negociadores durante las recientes discusiones sobre las subvenciones a la pesca, dijeron fuentes comerciales. También se habló de la necesidad de ocuparse con urgencia de la situación de las aguas afectadas por reclamos territoriales conflictivos y de la importancia de cumplir con las obligaciones de notificar información sobre los propios programas de subvenciones de manera de facilitar las negociaciones en curso. En un balance, perduran las conclusiones del embajador Zapata, que preside el debate, al comentar que escuchó a colegas miembros subrayar el “nuevo impulso” adquirido por las discusiones.-

(GC)